NVS

Mayra Pérez Cerón

Gustavo Campos, ganador del Premio Nacional de Logística 2018, comparte las perspectivas para el sector en este año.

La competitividad de las empresas está basada ahora en la cadena de suministro: aquella compañía que mejor desarrolle su supply chain, mejor perspectiva tendrá hacia el futuro.

De acuerdo con Gustavo Campos, Director General de la firma CPR Sinergias –despacho especializado en consejería-ejecutiva en supply chain–, en la competitividad de las empresas ya tuvieron su oportunidad el precio, la calidad y la innovación, y ahora se centra en la operación logística.

Al participar en el foro #DesayunandoLogística, de la Asociación Soy Logístico, el también ex Director Ejecutivo de Operaciones de Grupo Omnilife-Chivas, explicó los retos para el sector en tres ámbitos:

Cambios en las estrategias. Para Campos –con 25 años de experiencia como directivo en supply chain– no basta con buscar la eficiencia de la cadena de suministro, ya no se trata únicamente de costos, sino de agregar un mayor valor a la propuesta de negocio.

“Anteriormente, se buscaba que las cadenas de suministro y logística acompañaran los objetivos estratégicos de las empresas. Hoy en día, es importante que éstos sean los que lideren, que sean los que marquen los servicios que se pueden dar”, explica.

La sinergia empresarial llevada al supply chain y a la logística. Se trata de reconocer las debilidades y fortalezas de cada organización para ubicar quién puede hacer fuerte a la compañía.

“No podemos creer que solo a través de nosotros mismos podemos hacer todo en un mundo que está marcado por la comunicación”, expresa.

Establecer una cadena de suministro híbrida. El especialista afirma que durante mucho tiempo, el sector ha buscado que esta sea  especializada: ya sea manteniendo la eficiencia con costos bajos y cero desperdicio (lean supply chain), o flexible, ágil y colaborativa.

“Ya no es suficiente con estar en uno de estos cuatro segmentos (lean, flexibilidad, agilidad y colaboración). Las cadenas hoy tienen que cambiar los cuatro aspectos, no pueden estar en uno solo. Ése es el reto, no por ser una empresa lean, vamos a dejar de ser flexible, o por ser una compañía muy sólida con nuestros clientes, dejaremos de modificar los procesos cada vez que haya un nuevo pedido”, detalla.

Gustavo Campos subraya que para avanzar en este ámbito, será necesario captar y entender los elementos en el entorno, a fin de modificar la cadena de suministro. Además, señala como puntos clave: la economía colaborativa empresarial, el desarrollo de talento, mayor comunicación con los clientes y sinergia con los colaboradores.

TyT