NVS

Mayra Pérez Cerón

En los últimos ocho años no ha habido presupuesto de inversión para esta Dirección, lo que impactó de manera negativa en los equipos y su infraestructura.

La autoridad reconoce que se tienen problemas de equipamiento e insumos para que las unidades médicas lleven a cabo sus actividades.

La Dirección General de Protección y Medicina Preventiva en el Transporte (DGPMPT), adscrita a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), es dirigida por Ricardo Neri Vela, quien tendrá como principal prioridad el rescate de las unidades médicas.

En entrevista para TyT, el titular de esta oficina indicó que sus primeras acciones consideran rescatar la infraestructura de las 42 unidades médicas en el país, incluidas las que están situadas en la CDMX, por lo que están dirigiendo sus esfuerzos para que vuelvan a retomar su vigor.

De acuerdo con el funcionario, las sedes tienen problemas de equipamiento y de insumos para llevar a cabo sus actividades, que incluyen la evaluación de las condiciones psicofísicas que debe presentar el personal que conduce, opera y/o auxilia en los diversos modos de transporte federal y sus servicios auxiliares, a través de exámenes psicofísicos integrales, médicos en operación y toxicológicos.

“Debemos actuar para mejorarlas, dotarlas de equipamiento renovado, darle los insumos necesarios y poder contar con el personal suficiente para encarar el reto al que nos enfrentamos, porque con el crecimiento de la economía y el aumento de la población, el número de solicitudes que tenemos va aumentando año tras año. Es una situación que debemos atender”, explicó.

El titular de la DGPMPT revela que hubo una disminución en la productividad de dichas unidades, por lo que se recurrió a la figura de terceros autorizados, que son entes privados, a los que se les daba autorización para que efectuaran los exámenes a nombre de la SCT, pero sin atender las necesidades de las unidades médicas.

“Debemos velar porque estos exámenes estén respaldados por una actividad de calidad, y para que nosotros podamos garantizar dicha calidad en el actuar, debemos contar con todos los elementos necesarios”, añadió.

Neri Vela reconoce que actualmente existen limitantes para cubrir estas necesidades debido a la austeridad republicana anunciada por la administración federal, pero advirtió que es resultado de un mal gobierno en sexenios anteriores.

“No es que busquemos culpables, pero los hechos hablan por sí mismos; así que esta austeridad es necesaria y tenemos que buscar hacer más con los mismos recursos”, expresó.

“De lo que sí estamos ciertos es de que, aún con los recursos que tenemos, podemos hacer mucho, por una sola razón: no vamos a realizar prácticas de corrupción en esta área. Ese solo hecho va a permitir liberar recursos que podemos usar. Y esa es la indicación que se nos ha dado: utilizar los recursos de manera prudente, sin tolerar prácticas de corrupción”.

El funcionario reveló que en los últimos ocho años no ha habido presupuesto de inversión en esta Dirección, lo que explica por qué los equipos están en práctica obsolescencia y por qué no se han dado todas las acciones para que las unidades se mantengan en condiciones óptimas.

Ante la falta de inversión y dado que el presupuesto que se va a ejercer este 2019 fue elaborado con el Gobierno anterior, prevé hacer ajustes conforme avance la administración. Y, adelantó, presentarán una propuesta para que se destine mayor inversión y apuntalar esta infraestructura.

De acuerdo con sus propios cálculos, probablemente se requieran abrir  unidades médicas en zonas con un acelerado crecimiento económico, como son las zonas libres fronterizas y en el Istmo de Tehuantepec. “Esos son los lugares en donde tendremos especial atención para estar a la altura de la creciente demanda”, manifestó.

Aplicación de la NOM-087: un reto de seguridad

Neri Vela considera que en la aplicación y vigilancia de esta normativa de pausas y descansos en el autotransporte, cuya vigencia arrancó en agosto pasado, se requiere la autorregulación de las propias empresas para impedir que sus operadores conduzcan con signos de fatiga.

Además, la instalación de operativos de manera permanente,  tiene el objetivo de vigilar que efectivamente se esté cumpliendo con la portación y llenado de la bitácora de horas de conducción. Sin embargo, en esto la DGPMPT se enfrenta con dos obs-táculos: la inseguridad y el déficit de al menos un 30% de personal.

“Uno de los factores que ha limitado los exámenes médicos en operación, es el mismo que se observa en los paradores: el de la inseguridad. Tenemos casos de médicos que han sido agredidos o, incluso, levantados; esto es una limitante”, detalló.

“El principal reto es la seguridad, además de las acciones que se implementen por la propia norma: que lleven la bitácora, se respeten los propios tiempos de conducción, se contemple un segundo conductor cuando las rutas sean muy largas, o hacer las pausas después de ciertas horas de manejo”.

Además de las cuestiones técnico-operativas, se requiere garantizar la seguridad en las zonas donde sean instalados los puntos de revisión y en los propios paradores, donde también habrá inspecciones.

Por ahora, el personal de Medicina Preventiva, junto con la Policía Federal y la Dirección General de Autotransporte Federal, aplica exámenes médicos en operación solo en ciertos períodos, como son los de vacaciones. Por ello, el siguiente paso es hacerlos permanentes, sin que sus acciones se vean limitadas.

“El factor de la seguridad es muy importante. Nosotros esperamos que con estas acciones en el tiempo futuro podamos hacer realidad la NOM-087 y pueda proporcionarse paradores seguros para todos. Esos son los retos con los que nos encontramos”, concluyó.

“Podemos responder al reto, reutilizar los recursos que tenemos y el apoyo fiscal que nos pueda prodigar la federación”.

Ricardo Neri Vela, Director General de Protección y Medicina Preventiva en el Transporte.

TyT