NVS

Daniela Rodríguez Pelayo

Para tener un panorama de las condiciones que enfrentará el financiamiento de vehículos de carga y pasaje, los principales protagonistas de este sector en México compartieron con TyT sus expectativas para los próximos meses.

En una época en la que las empresas de autotransporte confieren cada vez más relevancia a la renovación de unidades como una forma de incrementar su productividad y ofrecer un mejor servicio a sus clientes, las entidades financieras de las armadoras de vehículos pesados se convierten en importantes aliadas para mantener una flota en óptimas condiciones e incrementarla sin descapitalizarse.

Los directivos entrevistados coincidieron en señalar que 2018 fue un gran año para el financiamiento de unidades, tendencia que confían pueda replicarse en éste. Al respecto, Luz Elena Jurado, Directora General de Volvo Financial Services (VFS), compartió que, en términos generales, vislumbra un 2019 positivo para la colocación de créditos, pues señaló que, al no existir actualmente un estímulo para la chatarrización, los transportistas se ven en la necesidad de buscar otras alternativas para seguir adquiriendo vehículos, toda vez que la demanda de transporte no ha cesado. “Queremos que los clientes nos perciban, no como promotores de dinero, sino como una entidad a la que pueden recurrir para asesorarlos y apoyarlos en su crecimiento”, precisó.

Desafíos para 2019

En cuanto a los retos que enfrentará el mercado de financiamiento en este año, los directivos destacaron las elevadas tasas de interés fijadas por el Banco de México, mismas que, señalaron, pueden llevar a los transportistas a responder con temor. No obstante, “no hay dinero más caro que el que no se tiene”, comentó Víctor Calderón, Presidente y Director General de Daimler Financial Services México (DFSM), recalcando con ello que, sin importar el tamaño de las empresas, pueden acercarse a conocer las opciones crediticias que ofrece DFSM y juntos encontrar una solución viable para la adquisición de unidades.

Responsables de los brazos financieros ma—-ni–festaron que en estos primeros meses del año aún se percibe la incertidumbre generada por la entrada del nuevo Gobierno, situación que también se ve reflejada en la cautela de algunos transportistas, quienes están en espera de ver un panorama mucho más estable para animarse a adquirir el compromiso de un crédito.

Luz Elena Jurado comentó que las empresas que trabajan directamente con instancias gubernamentales están adaptándose poco a poco a la actual administración, por lo que se mantienen conservadoras de cara a nuevas inversiones. Por su parte, Víctor Calderón agregó que los pedidos de unidades concretados hasta el momento, los mantienen seguros de que la primera mitad del año seguirá siendo positiva para el otorgamiento de créditos. Sin embargo, no descartó que hacia el segundo semestre se perciba cierta desaceleración en este mercado a causa de posibles factores, tales como: un giro desfavorable en el tipo de cambio y una disminución en las exportaciones hacia Estados Unidos.

A la lista de desafíos para este 2019, Sergio Arceo, Director General de PACCAR Financial México, añadió el tema del cambio de emisiones, que comenzará a manifestarse a partir de julio de este año. Al respecto, explicó que será necesario reforzar la asesoría acerca de las alternativas disponibles para realizar la transición hacia unidades que requieren un mayor desembolso, pero que a la vez, traen consigo más beneficios.

A enfrentar los retos

Pese a éstos y otros desafíos que se vayan sumando a la lista conforme avance el año, las entidades financieras se reportan listas para fomentar la cercanía con sus clientes y trabajar en sus procesos internos para mejorar cada vez más sus tiempos de respuesta y la accesibilidad de sus soluciones.

“Nos gusta conocer a nuestros clientes y hablarles siempre con franqueza; tenemos tiempos de respuesta de entre cuatro horas y cinco días dependiendo de la solicitud de unidades a financiar. Rápido les decimos si sí o no, y si no, les explicamos las alternativas con las que cuentan”, detalló la líder de VFS.

Destacó la posibilidad de ofrecer tasas fijas en pesos, plazos a seis años, así como pólizas de seguro financiadas y primas accesibles.

Por su parte, Daimler Financial Services resaltó la flexibilidad y el entendimiento que tienen de la operación de sus clientes. “Queremos ser la opción más fácil para hacer negocios y estar con los transportistas en las buenas y en las malas”, manifestó Víctor Calderón.

Precisó que parte de su apuesta se concentra en brindar capacitación a todos sus colaboradores y designar, dentro de su equipo de trabajo, a embajadores que promuevan entre sus compañeros la importancia de una atención de calidad enfocada en el cliente, es decir, ofrecer una experiencia de servicio única.

En tanto, PACCAR Financial México, compartió que busca estrechar aún más la relación y comunicación con los empresarios del transporte, y subrayó su constante labor para diseñar planes de financiamiento a la medida de los retos y necesidades de cada compañía.

“La clave de nuestra operación radica en la agilidad de los trámites, la cercanía y trato con nuestros clientes, la capacidad para adaptarnos a sus requerimientos y la posibilidad de aportar condiciones competitivas”, enfatizó Sergio Arceo.

Seminuevos: segmento fértil

Los directivos coincidieron en que el financiamiento de vehículos seminuevos representa un importante nicho de mercado, pues muchas micro y pequeñas empresas encuentran en este rubro una alternativa accesible para comenzar a incrementar su flota o tener acceso a unidades en mejores condiciones.

En este sentido, Víctor Calderón manifestó que la entidad a su cargo financió 1,000 unidades seminuevas en 2018, cifra que representó un 30% de incremento con respecto al año previo, tendencia que prevalecerá en 2019 con un crecimiento de alrededor del 10 por ciento.   

Desde su perspectiva, Sergio Arceo también vislumbra un aumento de entre el 10 y el 15% en la participación de PACCAR Financial México en dicho segmento, pues confirmó una creciente demanda en el financiamiento de este tipo de productos.

De igual forma, Luz Elena Jurado dejó en claro que se trata de un segmento al que hay prestarle atención, pues muchas veces, hay transportistas que en sus inicios optan por adquirir vehículos seminuevos y, tras una buena experiencia, se animan a dar el salto a unidades nuevas. Por lo tanto, dijo, es importante que desde su primer contacto con la financiera sientan el respaldo y la confianza para seguir dando pasos sólidos en su proceso de crecimiento.

Cómo hacer del financiamiento un aliado

En la opinión de Luz Elena Jurado, antes de solicitar un crédito es fundamental tener un panorama claro y 100% realista de la situación de la empresa, que se analicen las oportunidades con que cuenta, pero sin perder de vista los riesgos que pueden presentarse.

Recomendó que, al momento de acercarse a un organismo financiero, el transportista debe ser muy receptivo a la asesoría y consejos que le brinden. La clave está, dijo, en crecer con mesura y con un plan bien definido que le permita ir dando pasos sólidos.

“No hay que ser conservador, hay que ser realista”, sostuvo. Consideró de gran relevancia presentar información verdadera y dejarse asesorar por los expertos, para juntos, encontrar la solución que se ajuste mejor a los requerimientos y condiciones de cada empresa, para que al final, el crédito no termine convirtiéndose en un dolor de cabeza o represente un costo que no pueda solventarse.

Destacó también la necesidad de detenerse a pensar en el “y si”, es decir, “y si no hay diesel, y si me bajan el flete, y si me roban el vehículo…”. Hay que considerar los obstáculos que puedan presentarse a lo largo de la vida útil de la unidad para tener un margen de acción en caso de cualquier imprevisto.

En adición a esto, Víctor Calderón comentó que, algunos transportistas, evitan el financiamiento pues temen endeudarse. No obstante, explicó que esta herramienta les da la posibilidad de no descapitalizarse al momento de adquirir unidades y guardar su efectivo para utilizarlo en la compra de bienes que sean más difíciles de financiar. Tal es el caso de terrenos, ampliaciones, infraestructura o simplemente, tener la posibilidad de contar con flujo para enfrentar alguna contingencia o darle mayor viabilidad a su operación.

“Si tienen recursos propios inviértanlos en otra cosa, cuentan con varias opciones para financiar los fierros”, apuntó.

Reiteró la importancia de acercarse sin miedo a los distribuidores para que, a través de ellos, puedan tener acceso a la asesoría ofrecida por el brazo financiero. Cada caso es distinto, por lo que obtendrán una solución con base en las necesidades que busquen cubrir.

En tanto, Sergio Arceo precisó que la labor con los asesores es fundamental para conocer a fondo las bondades e implicaciones de cada solución financiera, elegir la más adecuada para promover el crecimiento de las flotas y destinar el efectivo disponible para aprovechar otras oportunidades de negocio.

TyT