NVS

La dependencia federal tiene presente que la profesionalización es uno de los pilares para el impulso del sector.

Verónica Hernández Segura

Para lograr un desarrollo integral del autotransporte, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) se planteó la necesidad de contar con infraestructura, soporte técnico y legal en materia de capacitación y educación vial. Es por ello que creó la certificación de centros enfocados en adiestrar a sus operadores.

El origen de estos sitios se remonta al Programa Nacional de Desarrollo del Sector Comunicaciones y Transportes 1995-2000, donde se estableció como prioridad el promover, de acuerdo con los estándares implementados por el sector educativo, la creación de Centros de Capacitación de Conductores del Autotransporte Público Federal, a fin de disminuir los riesgos de accidentes viales. Así, hasta 1999 se lograron establecer los lineamientos de estos lugares.

En 2003, la entonces administración federal dio a conocer los Programas Mínimos de Capacitación para Conductores de Autotransporte Federal y Transporte Privado, que tenían como objetivo proporcionar los conocimientos y técnicas básicas a operadores de vehículos pesados para un buen desempeño de su trabajo. Asimismo, estipulaban los requisitos para obtener y refrendar las licencias de estos servicios.

No obstante, si bien atendieron las necesidades del sector en su momento, el índice de accidentes en vías federales estaba en aumento, por lo que el Gobierno encabezado por Enrique Peña Nieto formuló una nueva estrategia en la que se actualizaron los contenidos y tiempos de impartición de capacitación a operadores.

De este modo, para 2016 se dieron a conocer los Programas Integrales de Capacitación del Autotransporte Federal y Transporte Privado, resultado de un trabajo en conjunto de la SCT, CANACAR, CONATRAM, CANAPAT, ANTP, SEMARNAT, IMT, ANPACT, IPN y UNAM.

Vigente hasta hoy, la iniciativa se caracterizó por adicionar programas de capacitación para operar fulles, así como un módulo de inglés básico.

La SCT dejó en claro que la ejecución de esta estrategia se realiza a través de los Centros de Capacitación y Adiestramiento con reconocimiento oficial de la propia Secretaría.

En números

Actualmente, la dependencia federal tiene certificados 299 centros, de ellos, 158 están facultados para impartir cursos para operar doblemente articulados (TSR/TSS). Además, los divide en dos tipos: externos, aquellos que dan servicio a toda persona que lo solicite, e internos, que capacitan únicamente al personal que trabaja en la empresa. De estos últimos, los registros dan cuenta de la existencia de 32.

Otras variantes que se ofrecen son cursos enfocados en el sector de pasaje y turismo y el traslado de materiales peligrosos.

TyT