NVS

Difícil 2019 para el autotransporte; 2020 de pronóstico reservado

Son muchas las variables que hoy están en el ambiente político y económico del país. Entre el anuncio del INEGI sobre el nulo crecimiento del PIB en los primeros nueve meses de este año respecto a igual lapso de 2018 y las señales de desaceleración de la economía de Estados Unidos y de Europa, se añade que todavía no se aprueba el T-MEC. Estos son solo algunos de los factores que provocan una marcada incertidumbre en los empresarios y en la sociedad en general.

Lo anterior a nivel macro, pero si al sector autotransporte lo contemplamos bajo una lupa, los números del INEGI confirman que entre abril y junio de este año se registró el menor crecimiento del sector desde 2009, el cual fue tan solo de 0.9 por ciento.

Este dato lo confirman los transportistas entrevistados por TyT en los últimos meses del año, quienes en general identifican una desaceleración en la actividad económica, lo que trae como consecuencia una menor demanda de servicios de autotransporte. Antonio Rivas Barba, Vicepresidente Regional de Occidente de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga, señala que en esta zona del país, a partir del segundo semestre, se ha registrado una caída significativa en la actividad de los puertos de Manzanillo y Lázaro Cárdenas, los dos principales de nuestro país.

El comportamiento de la economía para 2020 es de pronóstico reservado. Hay expertos que consideran que tendremos bajo o incluso nulo desarrollo. El Fondo Monetario Internacional (FMI) ajustó a la baja el crecimiento económico para el pró­ximo año a solo 1.3 por ciento, en línea con lo estimado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). Eso sí, un tropiezo en la aprobación del T-MEC puede generar un clima de incertidumbre muy nocivo.

Adicional a la inseguridad económica, el robo al autotransporte sigue dando fuertes golpes al sector. A pesar de que cifras oficiales intentan explicar que se ha logrado un punto de inflexión con las acciones tomadas hasta el momento por el nuevo Gobierno, la realidad es que este problema es un mal que sigue flagelando fuertemente a los transportistas.

De acuerdo con una investigación de la propia CANACAR, con cifras de la Fiscalía General de la República, entre enero y agosto de 2019 este delito, en el fuero común, registró 7,809 casos, es decir, 0.85% menos que los 7,876 del mismo periodo de 2018. Pero en lo reportado del lado federal, el panorama es alarmante: 4,170 denuncias contra solo 1,407 del año anterior, lo que representa un incremento de 196 por ciento.

Para 2020, este tema deberá empezar a reflejar los primeros resultados de las acciones que ha emprendido el Gobierno federal a través de la Guardia Nacional. Sin embargo, el propio Enrique González Muñoz, Presidente de la CANACAR, es cauteloso y realista al decir que, hasta en un periodo de dos a tres años, empezará a notarse una reducción en las cifras de este delito.

Sin importar cuán adverso luzca este panorama, el sector está comprometido para seguir siendo el motor que transporta a México, según lo confirman empresarios que arduamente trabajan para ser más competitivos, eficientes y tener una operación segura. Les deseamos felices fiestas y un exitoso 2020.

Equipo editorial.