NVS

En agosto arranca una nueva era para el autotransporte con la entrada en vigor de la NOM-087

En México, la Policía Federal señala que el 80% de los accidentes en carreteras —tanto de vehículos ligeros como pesados— se debe a factores humanos, y coloca como uno de los principales al cansancio. Asimismo, el Instituto Mexicano del Transporte establece que en el 27% de los sinestros en vías federales se ve involucrado el autotransporte de carga y pasajeros.

En este sentido, los compromisos adquiridos por nuestro país al sumarse al Decenio de Acción por la Seguridad Vial 2011-2020 y el objetivo de cumplir con el convenio 153 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), acerca de los lineamientos sobre la duración del trabajo y periodos de descanso en el trasporte por carretera, dan sustento a la NOM-087-SCT-2-2017, que entra en vigor el 27 de agosto de 2018.

En el lanzamiento del Decenio se reconoció que las muertes por accidentes viales representan una verdadera epidemia silenciosa que cada año le cuesta a México 24,000 vidas y lo posiciona como el séptimo país con más decesos por estas causas a nivel mundial.

El convenio 153 de la OIT, establece en su artículo cinco que no deberá auto­rizarse a ningún operador conducir ininterrumpidamente durante más de cuatro horas. Y en el numeral dos de dicho artículo, se estipula que la autoridad competente de cada país, podrá autorizar que se sobrepase en una hora como máximo el periodo mencionado. Es así como la NOM-087 establece que por cada cinco horas de conducción, se deberá descansar 30 minutos.

También señala que en el autotransporte de carga, en rutas que impliquen una conducción máxima de 14 horas, el operador debe hacer una pausa no menor a ocho horas continuas, sin menoscabo de cumplir las pausas de 30 minutos. De manera que el tiempo máximo de manejo en 24 horas nunca podrá exceder las 14 horas.

Al respecto, José Aguilar Zinser, Director General de Protección y Medicina Preventiva en el Transporte, aclara que el descanso contempla que los operadores no realicen actividades auxiliares, es decir, éstas —dado el caso— deben incluirse en los tiempos de conducción.

Si la autoridad detecta un incumplimiento de esta normatividad, aclara, puede impedir al operador continuar su ruta y, por tanto, detener la cadena logística con el consecuente impacto en el generador de carga y la transportista.

Aguilar Zinser estima que esta norma obligará a los empresarios a ser más estrictos con la seguridad y con las medidas de control establecidas para los operadores.

Es así como esta norma marcará un antes y un después en el autotransporte. Recomendamos a todos los empresarios del sector leer esta entrevista realizada a Aguilar Zinser contenida en la presente edición, así como establecer las medidas necesarias para adaptar sus diferentes operaciones logísticas a estos nuevos li­neamientos. Sin duda, la primera pregunta será ¿y dónde están los paradores seguros? A mediados de agosto, la SCT dará a conocer el listado de los sitios y espacios físicos sugeridos para su cumplimiento. Equipo editorial.