NVS

Mayra Pérez Cerón

Este acuerdo permitirá que los vehículos de la empresa productiva del Estado circulen con neumáticos súper sencillos cuando la configuración sea con un solo remolque.

El nuevo Gobierno federal adquirió un total de 671 unidades, entre vehículos y equipo aliado –tanques y dollies–.

Salomón Elnecavé, titular de la DGAF.

La Dirección General de Auto­transporte Federal (DGAF), oficina dependiente de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), informó que la nueva modalidad en la prestación de los servicios de autotransporte federal de Pemex –publicada en el Diario Oficial de la Federación el 30 de enero–, fue una respuesta adecuada e inmediata para atender una emergencia nacional ocasionada por el desabasto de combustibles.

Salomón Elnecavé, titular de la DGAF, dijo que se trata de una mo­dalidad temporal para las nuevas pipas de combustible, adquiridas por el Go­bierno federal tras negociaciones en Estados Unidos con distintos fabricantes, mismas que estarán al servicio de la empresa productiva del Estado y sus subsidiarias o filiales.

Este acuerdo, vigente desde el 30 de enero, permite que los vehículos de Pemex con configuración sencilla y con capacidad hasta para 43,000 litros, circulen con neumáticos súper sencillos. De acuerdo con el funcio­nario, será aplicable para 100 pipas del total de la nueva flota, la cual, según información oficial, asciende a 671 unidades, entre tractocamiones y equipo aliado.

“Lo que se pretende es dar seguridad y que Pemex tenga los permisos que se requieren para transportar este tipo de sustancias; por ello se hizo la modalidad provisional en este tipo de configuración”, dijo.

“Éste no es un doble remolque. No lo estamos abriendo a un full de transporte de combustibles, es para sencillo y hasta para 43,000 litros. La autorización ya existe, desde 2008 y en 2016, aunque esta última exceptuaba las súper sencillas para traslado de materiales peligrosos. Sin embargo, no es algo extraordinario ni limitado en otras partes del mundo”, afirmó.

Elnecavé añadió que, en su momento y durante muchos años, analizaron pruebas realizadas en el Instituto Mexicano del Trans­porte (IMT) que demuestran que la configuración súper sencilla en los neumáticos sobre el esquema dual, resultó ventajosa en varios puntos: dio mayor capacidad de control direccional, mayor estabilidad, el comportamiento del frenado fue similar y registró un mejor control en eventos de súbita pérdida de la presión y estallamiento de la llanta.

“En ese momento se probaron con carga seca y líquidos para ver el com­portamiento, la turbulencia y oleaje en un tanque. Resultaron tan buenas o mejores en algunas características, como el esquema dual”, indicó.

“Por alguna situación –que des­conocemos– se tomó la decisión de no dejarlas señaladas como factibles en sustitución del esquema dual para el transporte de sustancias peligrosas. Sin embargo, no es porque no fuera seguro. Tan es así, que verificamos con nuestras contrapartes en EU y Canadá. En algunos países de Europa no hay restricción alguna, es un esquema totalmente probado y aprobado, y no tiene limitante alguna”, agregó.

Tras críticas por la celeridad en la aprobación y publicación de este acuerdo, la DGAF afirmó que la dependencia y la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (CONAMER) siguieron los procesos establecidos.

“Se solicitó la exención del impacto regulatorio, puesto que no hay un impacto real en la sociedad con esta modalidad. La CONAMER siguió sus procesos conforme a lo establecido. Fue una respuesta atendiendo la emergencia nacional, y para evitar una crisis de desabasto de productos y alimentos”, destacó.

Adelantó que están analizando la posibilidad de liberar el uso de llantas unitarias en el transporte de materiales y residuos peligrosos, no solo para Pemex, sino para el resto del sector. Al respecto, la Rama Industrial 105 de la Cámara Nacional de la Industria de Trans­formación (CANACINTRA), grupo integrado por fabricantes de remol­ques y semirremolques, ya hizo a la SCT esta solicitud.

Pipas, probadas y seguras

La dependencia informó que no participó directamente en las negociaciones de adquisición de las nuevas pipas que reforzarán el suministro de combustible en el país, en el marco del combate al robo de hidrocarburos que em­prendió el Gobierno federal en diciembre pasado.

La compra fue encabezada por las Secretarías de Relaciones Exte­riores, de la Función Pública, de Economía y la Oficial Mayor de la Secretaría de Hacienda, acompañadas de funcionarios de Pemex y de la SEDENA, así como de representantes de la industria nacional.

Cuestionado sobre cómo la SCT y la DGAF garantizarán que los nuevos equipos cumplan con las normas de seguridad, Elnecavé declaró que han sostenido un diálogo abierto con los ingenieros de la empresa productiva del Estado para asegurar los rangos de resistencia de carga de las llantas y la velocidad de los vehículos.

“La carga de resistencia de los tanques está dentro de las normas es­ta­blecidas y dentro del cuidado de la seguridad. Estos equipos circularán por carreteras ET y A, a máxima velo­cidad de 80 kilómetros por hora (los motores están gobernados). Esto se ha estado reforzando con los ope­radores que las conducirán”, detalló.

Para los autotanques, diseñados específicamente para este transporte, Pemex tiene sus propios estándares y niveles de calibración.

“La normatividad que tenemos en el país es muy buena, el problema es que no se cumple por algunos de los propios permisionarios que sobrecargan las unidades. Este caso no se va a presentar porque el tanque tiene una capacidad máxima. Son tanques nuevos, tienen la cons­tancia de pruebas en EU, y la normatividad DOT 406, que es sumamente exigente”, informó.

Cuando se concluye la fabricación de los tanques, se hacen seis pruebas de integridad con su respectivo certificado y se entregan junto con la placa de características, aunado a la supervisión de técnicos y expertos de Pemex.

“Se analizaron todos los atributos técnicos, y nosotros revisamos lo co­rrespondiente a las normas. No se exceden ni de largo, ancho o peso. Incluso, los tanques que estaban para entrega inmediata son de alumi­nio, lo cual disminuye el Peso Bruto Ve­hicular: cerca de dos to­nel­a­das por debajo de lo tradicional, si fueran de acero. Ante la situación tan crítica en el país, se vio que eran una opción inmediata para atender el llamado emergente del presidente”, dijo.

Los vehículos, añadió, cumplen con las características establecidas en la NOM-012, son equipos que circulan sin ninguna restricción en Estados Unidos y Canadá.

En cuanto a la capacitación de ope­radores, la empresa productiva del Estado les ha impartido un curso específico para el transporte de combustible. Una vez concluido, los conductores se presentan en la SCT.

Todos han recibido esta capa­citación: los que contaban con licencia Tipo B o C, e incluso Tipo E, la cual autoriza conducir tractoca­miones doblemente articulados (TSR y TSS) en todas sus variantes, destinados a la prestación del servicio de autotransporte federal de carga general y al transporte privado de carga general. Asimismo, vehículos dirigidos a la prestación del servicio de carga especializada que transportan materiales, residuos, remanentes y desechos peligrosos.

La inversión en los autotanques para reforzar la distribución de combustibles ascendió a más de 92 millones de dólares.

TyT