NVS

Entre otros factores, la implementación de la norma ISO 39001 representa una oportunidad para que las empresas reconfiguren sus operaciones y se sumen a una nueva cultura en esta materia, y así ha avanzado su adopción.

Capacitación, prevención, sensibilización y estandarización son las claves para fomentar y certificar una nueva cultura vial en las empresas no solo mexicanas, sino a nivel mundial. Y es que si bien todavía queda mucho trabajo por realizar en este renglón, el número de compañías certificadas con la norma ISO 39001 sobre seguridad vial se incrementó 30% en un año, afirmó Miguel Guzmán, Director de Seguridad Vial de CESVI México.

Durante el 5º Ciclo de Confe­ren­cias de Seguridad Vial, el especialista señaló que también los resultados han avanzado considerablemente, ya que hace 10 años, en los diagnósticos de CESVI, de 1,000 puntos posibles, las empresas sumaban poco más de 300; ahora esta cifra es cercana a los 550 y hay compañías con 600 o hasta 750.

Para apuntalar todas las trincheras que participan en este tema, CESVI México convocó a expertos que compartieron datos, estrategias y buenas prácticas. Como Araceli González, psicóloga de Tránsito, quien habló de la selección efectiva de conductores, empezando por definir el perfil deseado: edad, experiencia, estabilidad emocional, social y psicológica.

“Es fundamental echar mano de la tecnología y, particularmente, de las redes sociales, pues hoy se han convertido en un espacio con un alto potencial para el reclutamiento”. Solo por mencionar un ejemplo, sugirió usar Facebook para captar talento de entre 35 y 40 años, e Instagram si se busca personal más joven.

Por otro lado, Francisco Sosa, Jefe del Departamento de Elec­tro­me­cánica en Cesvi México, habló sobre las principales causas, factores y me­didas para prevenir, detectar y atender un incendio en una flota de transporte.

El especialista señaló que el 52% de los incendios se debe a una falla eléctrica en la unidad, a adaptaciones, sistemas electrónicos y otras implementaciones realizadas al vehículo, de tal ma­nera que la recomendación es hacer una revisión físico-mecánica mucho más exigente, con especial énfasis en la detección de un foco de incendios.

En tanto, Refugio Muñoz, Vice­presidente Ejecutivo de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (CANACAR), reiteró la importancia de trabajar desde el factor humano –principal causa de los accidentes viales–, la infraestructura, el marco normativo y la tecnología, para desarrollar una estrategia integral en pro de la seguridad vial, el profesio­nalismo y una mejor calidad en el servicio de autotransporte.

Para eso, dijo, el Distintivo CANACAR se ha posicionado como una certificación que busca ayudar a los empresarios para que den un salto de calidad en sus operaciones, ya que ahora sus contenidos y modalidades son más amplios y accesibles.

Finalmente, Leonardo Gómez, Direc­tor General de la Asociación Nacional de Transporte Privado (ANTP), señaló que la seguridad vial no es un tema solamente de generadores de carga o proveedores de transporte, sino también de autoridades y sociedad en general, pues el cumplimiento de las normas y reglamentos es competencia de todo el país.

TyT