NVS

Entre la producción e importación de este combustible, el sector energético debe otorgar certidumbre para la NOM-044.

Verónica Hernández Segura

Este 2019, la producción de diesel de Ultra Bajo Azufre (UBA) se incrementó 99.81 por ciento, al pasar de 50.01 miles de barriles diarios (Mbd) en enero a 99.93 mbd en mayo, según revelan las cifras más actualizadas del Sistema de Información Energética de la SENER.

Este importante aumento significa una respuesta a las demandas de la industria armadora de vehículos pesados y los transportistas, quienes piden certidumbre respecto a la disponibilidad de este combustible de cara a la última transición de estándares de motores estipulada en la NOM-044 de la SEMARNAT.

Además del continuo crecimiento en la producción de diesel limpio, los datos de la Secretaría de Energía indican que, en contraste, la refinación de diesel de más de 15 partes por millón (ppm) –denominado en esta estadística como Pemex Diesel– ha ido a la baja.

La producción de dicho combustible cayó este año un 34.89% al pasar de 59.12 miles de barriles diarios –siendo superior al de DUBA al arranque del año– a 38.49 Mbd al cierre de mayo.

Por otro lado, los datos señalan que la Refinería de Cadereyta es la que ha dominado en la producción de diesel limpio, además de ser una de las que menos refina del de más de 15 ppm.

Al nivel de esta sede de Pemex, le siguen las instalaciones de Minatitlán, Salamanca y Salina Cruz; mientras que Madero y Tula no producen este tipo de combustible.

Cabe mencionar que durante el año pasado, Pemex concentró su producción de diesel en el de más de 15 ppm. No obstante, tan solo para mayo de este año, ésta se redujo en 166.25% al pasar de 102.48 miles de barriles diarios durante el quinto mes de 2018, a 38.49 en el mismo periodo de 2019.

En contraste, el comparativo interanual de DUBA señala que la producción creció 125% en mayo de este año respecto a la de 2018, al pasar de 44.38 Mbd a 99.93.

La pieza que falta en este rompecabezas de disponibilidad, es el combustible importado. En este sentido, el Sistema de Información Arancelaria Vía Internet (SIAVI) de la Secretaría de Economía, revela que al arranque de 2019 se traían al país 297.06 miles de barriles diarios y para abril pasaron a 271.43.

Aunque la tendencia ha ido a la baja, el incremento de la producción ha subsanado este hecho.

Así, por ejemplo, en enero –incluyendo la importación y producción de diesel UBA– se contaron con 347.07 miles de barriles, de ellos, solo el 14.40% era producto nacional; en comparación, para abril, ya representaba el 25.09% de los 362.345 Mbd.

Cabe mencionar que esto va en línea con la estrategia de la presente administración federal de rehabilitar las refinerías del país para reducir la brecha entre el producto importado y el hecho en México. Al inicio del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, se dio a conocer que el 80% del combustible en el país provenía del extranjero.

Finalmente, hay que destacar que según el SIAVI no hay exportación de diesel UBA, por lo tanto, se concluye que durante los primeros cuatro meses de 2019, la disponibilidad de DUBA ha rondado entre los 350 a 362 Mbd.

A pesar del crecimiento en la producción nacional de diesel UBA, sigue existiendo una importante cantidad del de más de 15 ppm. Aunado a ello, la disponibilidad de DUBA debe ser garantizada en todo el territorio nacional, lo anterior también permite eliminar la posibilidad de que, durante su distribución, se mezcle con el combustible sucio.

 

TyT