Tras lamentar los últimos accidentes viales en los que vehículos de carga han estado involucrados, la ANPACT, la ANTP, la CANACAR y la CONCAMIN afirmaron que están trabajando en la seguridad de todos los conductores en las carreteras.

Mayra Pérez Cerón

Alex Theissen, Presidente de la ANTP; Refugio Muñoz, Vicepresidente de la CANACAR; Pedro Tello, asesor de la Concamin; Juan Casados, Director General de la CONCAMIN;  Felipe de Javier Peña, Vicepresidente de la Comisión de Transportes de la CONCAMIN; Miguel Elizalde, Presidente de la Comisión de Transportes de la CONCAMIN.

En los últimos días, vehículos de carga han resultado involucrados en accidentes viales. El más grave, un choque el 13 de abril entre un autobús y una pipa de doble remolque sobre la autopista Siglo XXI, en los límites entre Michoacán y Guerrero, que dejó 29 personas muertas.

En este escenario, la ANPACT, la ANTP, la CANACAR y la CONCAMIN lamentaron las pérdidas humanas y afirmaron que, como lo han venido haciendo desde hace décadas, trabajan en la seguridad de todos los conductores en las carreteras.

“Nuestro principal temor es que los accidentes persistan. De ahí nuestra insistencia en realmente emprender acciones que tiendan a atacar el problema de manera integral”, afirmó José Refugio Mu­ñoz, Vice­presidente de la CANACAR, en conferencia de prensa junto a los líderes del sector.

Sin embargo, indicaron que centrarse en el full, señalarlo como una configuración insegura y buscar su restricción no contribuirá a reducir el número de percances. El doble remolque, afirman, tiene características muy especiales que le permiten ser seguro.

“Cualquier modificación a la ley que esté dirigida únicamente a atender una de las configuraciones no resolverá el problema de raíz. No es prohibiendo como se va a solucionar el tema de los accidentes, es cumpliendo con la regulación”, reiteró Muñoz.

“Lo que tenemos que garantizar es una regulación que esté enfocada no solamente en una de las configuraciones, sino en las más de 20 que existen”.

Por su lado, Alex Theissen, Presidente de la ANTP, afirmó que el sector ha trabajado con intensidad en el full diferenciado, al que han equipado con medidas tecnológicas adicionales. Estos reque­rimientos son frenos ABS, velocidad electrónicamente controlada a 80 kilómetros por hora, monitoreo GPS y suspensión de aire, entre otros, que han demostrado un óptimo funcionamiento.

El doble remolque, subrayó, tiene ca­racterísticas que le permiten ser mucho más seguro que el sencillo:

• Lleva 30% menos carga útil por remolque que el sencillo.

• Solo opera en carreteras tipo ET/A.

• Tiene un menor registro de participación en accidentes viales que el sencillo.

Los tractocamiones doblemente articulados únicamente se ven involucrados en el 2.8% de los percances, mientras que los sencillos, en un 12.6%, y los vehículos ligeros, entre ellos los particulares, en el 65.3%.

• Es la configuración que menos daño provoca a la infraestructura carretera.

• Ayuda a reducir el número de vehículos de carga en las carreteras.

Es falso, dijo, que lleven una sobrecarga enorme comparada con otros países. Lo que hoy le permite la NOM-012 de pesos y dimensiones es cargar 25 toneladas por remolque, es decir, 50 máximo.

Theissen indicó que es claro en la estadística −no solo en México, sino en el mundo− que los accidentes son multifactoriales y que deben ser atendidos para mejorar la seguridad. Pero lo principal, explicó, es el factor humano, con un 78.67%, de acuerdo con el anuario estadístico del IMT. “Es decir, si que­remos mejorar la seguridad vial, tenemos que empezar por los conductores”.

Las acciones

Para el segundo semestre de este año, se alista la norma de tiempos de conducción y pausas para operadores de autotransporte federal, que regulará la cantidad de horas al volante y tiempos de descanso.

Felipe de Javier Peña, Vicepresidente de la Comisión de Transportes de la CONCAMIN, informó en esta conferencia que la medida ya ha sido aprobada por el Comité de Normatividad, en el que participa el sector autotransporte y autoridades, y deberá pasar a la fase de consulta pública.

“Es importantísimo que por primera vez se regule que todo conductor deberá hacer una pausa de al menos 30 minutos por cada cinco horas de conducción −tratándose de transporte de carga−, y tiempos de descanso obligatorio de ocho horas continuas cuando se trate de rutas de más de 14 horas de conducción. Esto nos lleva al manejo de una bitácora que va a ser clave”.

Agregó que el monitoreo de las condiciones físicas de los operadores será permanente durante todo el trayecto, por lo que las autoridades podrán verificarlas en cualquier parte de la ruta, cuando antes solo se podían hacer en centros fijos.

En este sentido, Theissen reiteró que han estado ocupados en dicha norma: en proponerla en conjunto, trabajarla con la autoridad, implementarla con rapidez e incluir al transporte de pasajeros.

“Nosotros estamos preocupados y ocupados en mejorar la seguridad vial de lo que nos corresponde, que son las unidades de transporte de carga, y en ayudar a los transportistas profesionales que quieran hacer las cosas bien”.

TyT