Sin ser una empresa de logística, Comex considera el reparto de sus productos como una de las áreas medulares para su crecimiento, por eso todos sus procesos son evaluados y están en mejora constante para cumplir de manera eficiente con las entregas a sus clientes.

Eduardo Méndez Vargas

Miguel Rubio encabezó la reunión de julio de la Asociación Soy Logístico en su Cedis de Tultitlán, Estado de México.

Se estima que el mercado de pinturas y vinílicos en México alcanzará un valor superior a los 44,300 millones de pesos para el año 2020, lo que representa un crecimiento del 30% del valor reportado al cierre de 2016, por lo que la logística juega un papel esencial para esa evolución.

Una de las compañías que más ha empujado ese incremento es Comex -PPG, que con ocho centros de distribución y un plan de expansión en el país, apuesta por pasar de un modelo de entregas en sucursales −a través de transporte tercerizado−, a un plan donde el cliente recoja su mercancía en los Cedis, con el transporte por su cuenta.

Miguel Rubio, Director de Distri­bución de la compañía, informa que este cambio surge a partir de un proyecto denominado: “Gestión inteli­gente en los Centros de Distri­bución”, que incluye el reparto de mercancías, tras la instalación de dos Cedis en Chihuahua y Sonora, donde ya se realizaron las primeras pruebas.

Comex cuenta con 4,400 sucursales en el país. Tan solo el Cedis de Tultitlán recibe 1.3 millones de litros de las plantas de producción para abastecer más de 1,200 pedidos diariamente en el Valle de México. Para ello, más de 100 unidades de transporte se encargan de distribuir las 37,000 piezas que demanda la región.

“Este modelo de venta al detalle, obliga a contar con una alta rotación de producto, a fin de ofrecer en menos tiempo y en forma los productos en anaqueles, o directamente en manos de los clientes. Esto requiere una mayor visibilidad e interconexión de todos los eslabones de la cadena logística. Por ello, decidimos implementar este nuevo esquema deno­minado: Pase a Recoger, que logra un alto nivel de satisfacción del cliente, ya que entregamos todo lo que nos piden en tiempo y forma.

Nuestro actual modelo de distribución es eficiente. En él, echamos mano de empresas de transporte que surten los pedidos. Ese modelo es efectivo, porque en menos de 24 horas las mercancías llegan a la sucursal, con un horario definido. Además, el transportista se compromete a realizar una buena distribución, porque les pagamos lo más pronto posible, y a su vez, les explicamos nuestras necesidades con un enfoque en la calidad del servicio”.

Cabe señalar que, según los indicadores y análisis que aplica Comex en cada uno de sus Cedis en el país, aún están por definirse los puntos neurálgicos donde aplicará el cambio, según su conveniencia.

TyT