El XVII Foro Nacional del Transporte de Mercancías congregó a fabricantes, autoridades, proveedores y usuarios del transporte para intercambiar puntos de vista respecto a los temas ineludibles del sector: NOM-012, NOM-087, seguridad vial, capacitación, distribución y desafíos para México de cara a la modernización del TLCAN.

Oliverio Pérez Villegas

Legisladores, funcionarios, usuarios y proveedores de transporte cortaron el listón inaugural.

Como cada año, la Riviera Maya fue el escenario que albergó uno de los eventos más importantes del transporte y la logística. Desde el primer día, el anfitrión, Alex Theissen, PresideCCnte de la Asociación Nacional de Transporte Privado (ANTP), estableció la meta: cómo sumar, integrar y encauzar esfuerzos para construir un sector más seguro, eficiente y competitivo.

Para empezar, la Norma-012 sobre pesos y dimensiones, recientemente modificada para garantizar el cumplimiento y vigilancia de las especificaciones técnicas en las unidades vehiculares que actualmente se encuentra en consulta pública, fue uno de los temas más abordados en el Foro.

Hay coincidencias, por supuesto: no todos los vehículos que circulan por las carreteras nacionales lo hacen en óptimas condiciones, razón por la que era necesario apretar un par de tuercas y elevar las exigencias de la norma. Y no solo es un asunto de contar con vehículos seguros, sino de operadores capacitados.

En este sentido, el otro tema que atrajo los reflectores fue el proyecto de NOM-087 sobre horas de conducción: la famosa norma de la fatiga, pues es bien sabido que la principal causa de los incidentes viales es el factor humano. Eliminar la operación con conductores cansados, estresados y, en ocasiones bajo la influencia de sustancias prohibidas, es sin duda el gran objetivo de esta disposición.

Elim Luviano, titular de la Dirección General de Autotransporte Federal de la SCT, señaló que ambas normas buscan reducir considerablemente los accidentes en carretera. De forma particular, dijo, la NOM-087 es una disposición sin precedentes en México, que es posible gracias al compromiso y dedicación de organismos como la CANACAR, la ANTP, la ANPACT y la CONCAMIN, entre otros.

Casi listos: cinco o seis arcos de pesaje para NOM-012

A fin de supervisar el tonelaje transportado por los camiones de carga, la SCT tiene prácticamente lista la licitación para poner en funcionamiento cinco o seis arcos de pesaje, que serían colocados en los principales accesos a la Ciudad de México.

Así lo informó Elim Luviano, quien detalló que esta primera etapa del proyecto tendría una inversión de 250 millones de pesos y que, en las próximas semanas, darían a conocer las condiciones del concurso.

Mientras que sobre el proyecto de NOM-087, explicó que en conjunto con asociaciones y cámaras involucradas, la dependencia está estudiando la posibilidad de desarrollar más paraderos en las carreteras nacionales y reforzar la seguridad en los ya existentes.

Alex Theissen reiteró el compromiso de la Asociación para buscar soluciones a ambas normativas, e hizo un llamado para que usuarios y proveedores del transporte refuercen sus acciones en materia de cumplimiento a regulaciones.

Capacitación y renovación vehicular

Para redondear los esfuerzos alrededor del elemento humano para una mayor seguridad vial, Alex Theissen hizo hincapié en la importancia de la capacitación de los operadores, pues además del déficit padecido en México y en el mundo, aún existen conductores sin el conocimiento y pericia necesarios para el entorno actual.

“A nivel mundial, hay una escasez importante de operadores, y con el cambio generacional, este trabajo no está siendo atractivo, lo que hace que muchos operadores estén trabajando hasta avanzada edad. Cuestiones naturales como el cansancio y la fatiga por la edad, aumentan los riesgos en carretera. Necesitamos que entre sangre nueva al autotransporte”, señaló Theissen.

Aunado a esto, Miguel Elizalde, Presidente Ejecutivo de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT), agregó que la renovación vehicular tiene que ser una prioridad del sector, ya que además de las normas y la capacitación de operadores, una flota de 17 años es insuficiente para introducir un nuevo paradigma en el autotransporte.

“Si se busca mayor seguridad, eficiencia y calidad en el servicio, la solución se queda incompleta si no ponemos en la ecuación el tema de la renovación vehicular. Si bien hay esfuerzos y programas al respecto, la industria no está satisfecha”, afirmó.

“Contribuir, sí; restringir (recaudar), no”

Otro de los temas que ha unido al autotransporte nacional, es la disposición de prohibir y/o restringir el paso de vehículos de carga en rutas y horarios específicos, a reserva de que paguen un permiso, sobre todo si se hace con aparentes fines ecológicos, viales y de seguridad.

Así lo dijo Alex Theissen: “Los usuarios y proveedores del transporte no estamos de acuerdo en que la solución para el tráfico, la contaminación y los accidentes, sea cobrar por el ingreso de vehículos de carga en las zonas urbanas o en algunas poblaciones del país. Es incongruente e ilógico. Eso solamente lo encarece, lo complica y tiene carácter recaudatorio”.

Es el caso de la Asociación Metropolitana de Alcaldes en Nuevo León, que no ha sabido explicar de qué manera las restricciones del Reglamento Homologado solucionan estos problemas. Theissen Long explica que lo que sí tiene lógica es trabajar en conjunto con las autoridades, coadyuvar y ayudar en momentos, horarios y condiciones específicas.

Al respecto, Refugio Muñoz, Vicepresidente Ejecutivo de la CANACAR, apeló al sentido común: “Si en determinados horario restringes la circulación de los camiones, liberarás el 5% del tránsito vehicular. ¿Cuántos coches quedan, qué se consigue con esta medida? De ninguna manera podemos aceptar, pensar ni apoyar que un cobro lo solucionará”, afirmó.

“Esto genera más burocracia, fomenta actos de corrupción y no resuelve el problema. Como CANACAR seguiremos haciendo propuestas que sí abonen. Y no estas medidas recaudatorias, mal enfocadas y que, potencialmente, tengan eco en otras partes del país”, concluyó.

TLCAN… no al muro de la productividad

La renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte debe ser vista como la oportunidad para modernizar este esencial acuerdo entre Canadá, Estados Unidos y México. En esto también coinciden las agrupaciones y autoridades que se dieron cita en el Foro de la ANTP.

Miguel Elizalde, en su calidad de Presidente de la Comisión de Transporte de la CONCAMIN, señaló que, junto con el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), han estado acompañando las reu­niones con los funcionarios responsables de la renegociación.

“Como empresarios, estamos de acuerdo en mejorar los cruces fronterizos, los esquemas de aduanas actuales y otros proyectos. Confiamos en que los tres países están interesados, y en que el objetivo sea hacer valer nuestras propuestas y que respetemos, todos, lo acordado”.

Theissen Long recuerda que hace más de 20 años, cuando se firmó el TLCAN, México se topó con un escenario similar al de 2017: “Tanto la American Trucking Association como su símil canadiense, coincidíamos en que Estados Unidos ha colocado una barrera para la productividad del transporte transfronterizo, pues sus regulaciones en torno a pesos y dimensiones son del año 1982. No es posible que no se avance”.

En tanto, Refugio Muñoz respalda la postura de usuarios y proveedores de carga a favor de la globalización y la apertura comercial entre los tres países; sin embargo, es enfático al pedir que se cumpla lo pactado, pues en temas como mensajería o paquetería, la actividad de empresas estadounidenses en territorio mexicano no ha sido recíproca.

“Hoy más que nunca vivimos en un mundo globalizado, y como tal, debemos reconocer que el transporte en México no es solamente el traslado de mercancías, sino parte fundamental de una cadena de valor. Por tal motivo, hacemos un llamado a autoridades para no poner obstáculos, sino agilizar la libre circulación de mercancías”, manifestó.

Los cuatro pilares de la ANTP por un mejor transporte

Para redondear los trabajos del XVII Foro Nacional del Transporte de Mercancías, Alex Theissen Long consideró que este evento representa la posibilidad de que todos los involucrados en el sector discutan, compartan e intercambien ideas y conocimiento para fortalecer el transporte mexicano; razón por la que compartió los cuatro pilares de la ANTP para construir un mejor transporte.

1. Seguridad vial

Desde los operadores, mandos medios y directivos, hasta la renovación vehicular y el adecuado mantenimiento de las unidades y, por supuesto, la oportuna vigilancia del cumplimiento de las normas.

2. Preservación del ambiente

Contar con vehículos con tecnologías nuevas e, incluso, el uso de combustibles alternos, harán que el transporte sea cada vez menos contaminante.

3. Infraestructura

La inversión en más y mejores carreteras, puertos y vías de ferrocarril para que el multimodalismo sea eficiente y seguro.

4. Productividad y crecimiento del país

Al final, los empresarios mexicanos buscan que sus negocios sean más rentables, lo que se traduce en más y mejores oportunidades para distintas industrias y en la generación de empleos en todo el país.

TyT