Participante de esta iniciativa desde la edición número uno, FEMSA Logística suma 11 ocasiones consecutivas en las que ha obtenido el Premio Nacional de Seguridad Vial (PNSV), otorgado por la Asociación Nacional de Transporte Privado (ANTP) durante los últimos 17 años.

Alex Theissen, Director de Relaciones Estraté­gicas e Innovación de la em­presa, señaló que para ellos es muy importante participar en este programa, puesto que re­ci­bir el premio es una muestra del compromiso que tienen con la seguridad vial, a pesar de que la finalidad no es el reconoci­miento. Éste, aclaró, es una consecuencia del objetivo: hacer viajes cada vez más seguros.

Para la edición 17 del PNSV, 43 operadores de FEMSA Logística fueron distinguidos con el reconocimiento, por lo que ahora suman más de 300 conductores galardonados a lo largo de estos 11 años. De forma particular, José Luis Herrera Rodríguez y Jesús Avena Rojo, ingresaron en el Salón de la Fama por una trayectoria de más de 25 años sin accidentes.

En entrevista para TyT, Theissen Long explicó que la clave para obtener estos resul­tados reside en un plan integral de capacitación, que va desde el reclutamiento hasta el acompañamiento y fomento de una cultura de seguridad vial no solo en los operadores, sino en todo el per­sonal involucrado en el re­parto de las mercancías.

En México, FEMSA Logística cuenta con 1,900 vehículos y 2,300 remolques; en promedio, tiene 1.5 conductores por cada unidad motriz. Y de ese tamaño es el reto, ya que sus procesos, políticas de opera­ción, de salud, valores y desa­rro­llo humano, es­tán orientados a cumplir con los estándares tanto de la em­pre­sa como del programa de la ANTP.

Solo por mencionar un dato, el monto invertido en este rubro durante 2015, por conceptos de aditamentos de se­gu­ridad en vehículos, fue superior a los 20 millones de pesos, cifra que denota el inte­rés de la empresa en esta materia, pero que repercute en beneficios cualitativos su­pe­riores a cual­quier dato duro.

La firma acumula 11 premios consecutivos en distribución primaria y tres en modalidad secundaria. Detrás de estos reconocimientos, hay toda una cultura que explica que haya operadores con 25 o más de 30 años sin incidentes, pues en pala­bras de Alex Theissen: “La educación vial no solo está enfocada en no causar accidentes, sino en capacitar a los conductores para que tengan la pericia de evitarlos, pues en las carre­teras hay muchos riesgos e imprudencias. Los operadores bien entrenados son capaces de ambas cosas: no provocar y prevenir eventualidades”.

De esta manera y a nombre de la empresa, el directivo ratificó su compromiso con la seguridad vial, pues el objetivo común de la industria es salvaguardar la integridad de los usuarios de las carreteras del país.

Directivos de FEMSA, recibiendo el Premio Nacional de Seguridad Vial.

TyT