Cuenta con habilidades que permiten enriquecer y potencializar el talento de sus colaboradores. Conozca qué cualidades lo distinguen y cómo se construye.

Mayra Pérez Cerón

El papel de un líder dentro de una em­presa es fundamental: dicta el destino de los negocios y genera todas las estra­tegias de la compañía.

El liderazgo que ejerza cualquier figura jerárquica dentro de las empresas de autotransporte −o de cualquier organización−, deberá estar relacionado con los objetivos que ésta se fije y las metas a alcanzar, siempre con la intención de empatar con la creencia del grupo de: sumar, enriquecerlo y unirlo.

Se trata de un coach natural que fomenta un sentido del trabajo, define el propósito de las estrategias, e influye de manera positiva en el estado emocional de sus colaboradores a lo largo del proyecto, a fin de potencializar las habilidades y talento.

Hay que saber elegirlo: no todos los líderes buenos en determinada compañía o que hayan sido exitosos en otra industria lo serán en su empresa actual, en el mismo ramo o sector.

Más allá de los logros académicos, cuenta con competencias conversacionales y de inteligencia emocional. Si usted está interesado en ser líder o construir liderazgos sólidos dentro de su organización, comience por re­co­nocer las habilidades que lo distinguen.

Fomenta la comunicación abierta

Brinda al equipo la posibilidad de escuchar y expresarse, y en esta escucha activa, explica y ofrece soluciones.

Hace preguntas estratégicas para la toma de decisiones y tiene facilidad y talento para establecer nuevos acuerdos y cumplir compromisos. Emite reclamos de manera efectiva.

Trabaja por objetivos

El líder de hoy trabaja por objetivos, no por tiempo. Es consciente de que la meta se tiene que lograr en un lapso determinado y no en un periodo extra o fuera de los tiempos destinados a cumplir la tarea. Cuando define una meta ésta es real, alcanzable y tangible, y es claro en las métricas: qué quiere de su colaborador, cómo debe trabajar por la meta y el tiempo destinado.

La clave del éxito, señala Ernesto Gaytán, fundador de de STI, es: “Tener una visión a largo plazo, con metas a corto plazo”.

Cuida sus decisiones

Debe estar muy consciente de que su decisión va a repercutir positiva o negativamente en el grupo. Entonces, su responsabilidad es tomar la resolución que sea mejor para el grupo y el negocio. Aunque hay decisiones que no son democráticas o las más populares, afectarán a la menor cantidad de intereses de sus colaboradores.

A Frío Express no le interesa sumar clientes que, en vez de ayudarle a promover una mejor operación, los involucre en una cadena de deficiencias, como dejarlos esperando con la carga en el camión o incumplir en tiempos de entrega y recepción de mercancías.

Se construye

Un líder no es nato, va aprendiendo de acuerdo a su experiencia. Puede ejercer liderazgo tanto en gente joven como adulta, pues sus habilidades no están vinculadas a la edad.

Al tener una posición jerárquica, ya sea una jefatura o una coordinación de mayor o de menor rango, debe estar siempre abierto al aprendizaje.

“La mayor parte de lo que quieres hacer, alguien ya lo hizo antes; lo importante es seguir ese ejemplo y mejorar lo realizado”, afirma el fundador de STI, empresa que a lo largo de tres décadas de trabajo se ha consolidado más allá de la frontera.

Es empático

Puede leer ciertas emociones, manejarlas o contenerlas hasta cierto punto. Tiene capacidad para incentivar a sus empleados y mantenerlos interesados en su trabajo, justo a partir de que ya efectuó una labor de escucha e indagación, por medio de la cual puede conocer mejor a sus colaboradores y generar un mejor ambiente para ellos.

Grupo Transportes Monterrey (GTM), una de las empresas de carga terrestre más importante del país, creó un programa denominado Plataforma Educativa para el Cre­cimiento, mediante el cual los colaboradores participan en la elaboración de códigos de conducta, protocolos de actuación, acciones para hacer más eficientes los recursos y actividades que fomentan el desarrollo de todas las empresas del Grupo. Por medio de este proyecto, los empleados se sienten integrados y tomados en cuenta en la compañía.

Desarrolla a su gente

Llega a los objetivos a través de su equipo. Es por ello que desarrolla las capacidades de los colaboradores, para que sean mucho mejor que él en el área donde se desempeñan. El talento debe saber hacer su trabajo mejor que el mando, pues de esta manera se estará formando gente competente.

Fomenta el crecimiento académico, práctico y teórico en su equipo. Sabe ubicar al personal en las áreas donde necesita resultados concluyentes, pero tomando en cuenta las habilidades de cada quien.

Para Frío Express, el recurso humano es el más importante dentro de su organización, por lo que se ha comprometido a brindarle a sus colaboradores condiciones laborales que promuevan su desarrollo personal, profesio­nal y familiar. “El objetivo es que cuando se integren a nuestro equipo, piensen que llegaron al trabajo en el que se van a quedar toda su vida”, dice Ramón Medrano, Director General de esta empresa de carga refrigerada, con casi cuatro décadas de historia.

TyT