Amenaza inseguridad al autotransporte

“Alarmante incremento se registra en la incidencia de robos al autotransporte de carga a nivel nacional, por lo que la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (CANACAR) manifiesta su preocupación debido a la tendencia a la alza que se observa en el porcentaje de robos en los últimos años”. Ésta fue la frase con la que Rogelio Montemayor, presidente de este organismo, inició la rueda de prensa para dar a conocer la grave situación por la que atraviesa el sector en esta materia.

Más allá del tipo de cambio, los bloqueos carreteros en manos de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) o las restricciones de circulación por cuestiones ambientales, la principal amenaza para los autotransportistas sigue siendo la delincuencia. Tan solo de 2014 a 2015 se incrementó el robo al autotransporte de carga en 73.5%, de acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). Esta situación sigue en aumento, ya que de enero a junio de 2016 se registró un incremento de 40% contra el mismo periodo del año anterior.

Las cinco entidades de mayor riesgo para el autotransporte de carga son: Puebla, Estado de México, Veracruz, Querétaro y Guanajuato. Tan solo en la primera entidad, el incremento de robos al autotransporte entre 2015 y 2014 fue de 86 por ciento. Lo anterior es muestra de una clara falta de estrategia y coordinación a nivel estatal y federal para atender este tipo de delitos.

A diferencia de otros temas como es el cuidado al medio ambiente, en donde todos los actores deben poner de su parte para concretar acciones y obtener resultados, en materia de seguridad quien tiene la obligación constitucional de brindarla con el objetivo de proteger el patrimonio y bienestar de todos los involucrados es el Gobierno en sus tres niveles, tal y como lo establece la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Hacemos un llamado a las autoridades para que ejerzan con responsabi­lidad su función de gobierno en esta materia y, como coloquialmente se dice, “aga­rren el toro por los cuernos”, ya que existen zonas del país que literalmente, son tierra de nadie. Los números son fríos y demuestran que las acciones en el tema de seguridad son un fracaso. Por cierto, el tramo ca­rretero México-Puebla-Veracruz es el de mayor incidencia de robos al autotransporte, según cifras del SESNSP.

Es apremiante que las autoridades a nivel Gobierno federal y Poder Legislativo atiendan las demandas del sector autotransporte en cuanto a la inseguridad. Las dos principales son: coordinación en conjunto con autoridades a través de un acercamiento inmediato con el Comisionado Nacional de Seguridad, y la tipificación como delito federal del robo al transporte de carga en las carreteras, pues todo lo que ocurra en caminos de jurisdicción federal debe sancionarse en ese sentido.

Equipo Editorial