La ecuación es completa: al hacer un uso eficiente de los recursos, un camión, una flota o una empresa estarán cuidando sus gastos en este renglón y, además, disminuirán significativamente el impacto ambiental. Platicamos con Odón de Buen, Director General  de la Comisión Nacional del Uso Eficiente de Energía, y esto fue lo que nos dijo.

Oliverio Pérez Villegas

Odón de Buen, Director General  de la Comisión Nacional del Uso Eficiente de Energía.

La gran mayoría de los vehículos pesados en México funciona con diesel. Además del costo que implica tener la flota en movimiento –que puede representar hasta el 50% del gasto de operación–, optimizar cada gota de combustible es una de las prioridades del autotransporte nacional.

Para conocer más a fondo sobre el uso eficiente de la energía, el Director General de la CONUEE lo explica así: “La misión de este organismo es fomentar el aprovechamiento de los recursos energéticos, principalmente los no renovables. Aunque esta misión es muy amplia, en lo que se refiere al autotransporte las directrices son muy claras.

“La CONUEE trabaja de la mano de las cámaras y asociaciones relacionadas con este sector, a fin de, por un lado, concientizar a los transportistas sobre los beneficios que conlleva cuidar la energía, y por otro, difundir metodologías accesibles para ahorrar costos y replicar buenas prácticas en este renglón”, señala.

“Para buscar tendencias integrales, la Comisión también colabora de manera estrecha con la SEMARNAT y la SCT, pues mientras la CONUEE se enfoca en el uso eficiente de la energía, la primera se especializa en el tema de emisiones contaminantes y la otra, en materia de seguridad vial”, agrega.

Tres claves para

un consumo más eficiente

De forma clara y sencilla, de Buen explica que si cada vez más transportistas en México aplican estas tres recomendaciones, el país avanzaría un gran tramo en el camino no solo de la eficiencia, sino de la optimización y el cuidado de los recursos.

1. Capacitación: esto no es algo nuevo; sin embargo, la CONUEE observa una gran área de oportunidad en el factor humano, es decir, en la capacidad de los operadores para conducir un vehículo con los mejores parámetros.

“La conducción técnico-económica es apenas el primer paso que hay que dar, y aunque hay muchas empresas que conocen y aplican estos conocimientos, hay muchas más que aún no los adoptan y que, de conocer las estadísticas de antes y después, descubrirían todos los beneficios que implica, desde los energéticos hasta los económicos y ecológicos”.

2. Mantenimiento: principalmente a través de capacitaciones técnicas al personal del taller, la CONUEE impulsa mejores prácticas en torno a los periodos en que los vehículos deban recibir mantenimientos preventivos.

“Esto es algo que muchos transportistas conocen; sin embargo, insisto, no todos lo tienen bien medido, de tal manera que la improvisación, en este sentido, es uno de los principales obstáculos, ya que un vehículo con un consumo adecuado de energía es aquél que circula, siempre, en óptimas condiciones”.

3. Gestión de rutas: luego de capacitar al operador y al mecánico, es importante apostarle a la instrucción de quienes diseñan los caminos, es decir, de quienes planifican rutas, horarios y condiciones.

“En este aspecto sí hay que invertir en tecnología, pues hoy existen soluciones que miden perfectamente la distancia, el consumo y su relación con los tiempos y la mercancía transportada. De esta manera, la principal responsabilidad radica en quienes desempeñan esta función”.

Trabajos conjuntos

en el sector

Por sí solas, las funciones de la CONUEE son limitadas, pues no necesariamente cuenta con el alcance y la infraestructura para permear sus conocimientos técnicos y económicos en todas las flotas nacionales. No obstante, las alianzas estratégicas con cámaras y asociaciones le han permitido replicar contenidos en más empresas.

Tal es el caso de la CANACAR, la CANAPAT, la AMTM o flotas privadas como Bimbo, por ejemplo. Hoy, la CONUEE es un actor muy importante en la certificación del Distintivo CANACAR o Transporte Limpio de la SEMARNAT; los operadores de pasaje foráneo conducen prácticamente bajo los mismos parámetros.

En materia de transporte urbano de personas, también tiene un convenio de colaboración con la Asociación Mexicana de Transporte y Movilidad, a fin de capacitar a operadores, técnicos y gestores de rutas. Periódicamente, la CONUEE ofrece videoconferencias en línea para dar a conocer sus contenidos a quien esté interesado, sin costo alguno.

Tendencias globales

en uso eficiente

de energía

En el mundo, Odón de Buen contempla dos opciones muy claras que cada vez toman mayor fuerza: vehículos autónomos y eléctricos. Sin duda, dos grandes ejemplos en materia de cuidado energético.

Respecto a la primera tendencia, el especialista señala que ya hay varias pruebas operando en el orbe, principalmente en minas o espacios en los que el tránsito vehicular no es un obstáculo. Y, por otro lado, la electrificación del transporte será una realidad tal vez en cinco o 10 años, sobre todo en Europa y Estados Unidos.

Esto, naturalmente, exigirá que el transporte, en Méxi-co y en el mundo, sea recon-fi-gu-rado, ya que otras grandes tendencias en otros ru-bros, como el comercio elec-trónico y la impresión 3D, implicarán nuevas formas de consumo y de desplazamiento de mercancías.

Otro tema alrededor de las prácticas que están tomando mayor relevancia es la aerodinámica, pues en las pláticas que sostiene con cámaras, asociaciones y dependencias oficiales, la CONUEE también considera importante el uso de faldones o aditamentos que permiten un mejor despla-zamiento de los vehículos.

“Llévate la tarea”

De esta manera, el Director General de la CONUEE envía un mensaje claro al autotransporte nacional: “Si alguien está interesado en acceder a los contenidos de la Comisión, solo hay que acercarse y solicitar el tipo de información o capacitación que está buscando. Si aquí la tenemos, la compartimos, y si no está en nuestras posibilidades lo gestionamos, el asunto es que vengan y se lleven la tarea”.

Al final, agrega, se trata de un ahorro de energía, pero también de recursos económicos y humanos. En el caso de empresas con métodos muy meticulosos, el margen de ahorro es menor, pero existe. Para quienes aún no lo hacen, la adopción de todas estas recomendaciones podría implicar un consumo menor de combustible de entre 20 y 30 por ciento.

Los buenos hábitos de manejo pueden disminuir el consumo de combustible hasta en 10%.


Un estudio de la CONUEE afirma que una falta de 20% en la presión de las llantas lleva a una pérdida del 25% de su rendimiento.

TyT